CLAUSTROS DE SANTO DOMINGO

Los Claustros de Santo Domingo es hablar de historia de Jerez.

Su importancia histórica radica es ser uno de los primeros templos en levantarse fuera del recinto amurallado. La tradición cuenta que en la iglesia de Santo Domingo se celebró la primera misa católica en Jerez, tras la Reconquista, oficiada por el patrón de los marineros, Pedro González Telmo.

Se trata de uno de los enclaves conventuales más importantes de la ciudad. Se fundó en una rábida almohade situada frente a la Puerta de Sevilla, merced a un privilegio otorgado por Alfonso X poco después de la Reconquista.

La calidad arquitectónica y el tamaño de su iglesia, claustros, sacristía y otras estancias auxiliares la convertían en una de las grandes fundaciones conventuales de Andalucía, que llegó a albergar más de ciento veinte frailes entre sus muros y en cuya capilla mayor mandó ser enterrado el conquistador de Gran Canaria don Pedro de Vera a principios del siglo XVI. Asimismo, este convento de predicadores está íntimamente ligado con la historia de la ciudad, al albergar una de sus devociones más importantes, la Virgen de Consolación, votada por el municipio en repetidas ocasiones como patrona.